417.000 euros

Con la que está cayendo y estos mequetrefes se siguen gastando miles de euros como si aquí no pasara nada. No me extraña que los jóvenes se dediquen a ocupar inmuebles vacíos, a protestar en la calle y, de paso, a fumarse unos porros. Esto es un desastre monumental y lo raro es que la cosa no vaya a más. No será nada del otro mundo que un día de estos se organice la mundial.
Pero también es una vergüenza que los nuevos escritores (es por llamarlos de alguna manera) que andan sueltos paseándose por las fiestas que organiza la gente del mundo literario (no del de la literatura) fardando de ser snobs, les bailen el agua a esta gentuza porque les parece muy gracioso. Eso les convierte en lo mismo. Ni con toda la arrogancia y el falso ingenio que gastan (eso de jugar con las palabritas es una gilipollez que no tiene ni pizca de gracia) pueden esconder la idiotez y las ganas de ver el mundo desde las fiestas ridículas. Se trata de entender el mundo de una forma que sólo un escritor es capaz de conseguir. Ir de fiesta a presumir de lo que no se es lo hace cualquiera. Los intelectuales tienen su puesto en esta sociedad (al menos así debería ser) y no es ese del que presumen cuatro desgraciaditos que serían capaces de cualquier cosa con tal de publicar.
Y es una vergüenza (qué caro es el puto cuadro) la cantidad de personas que se sienten ajenos a lo que está pasando porque a ellos no les roza una situación dramática para muchos. Estos no fuman porros. Estos se fuman un puro y se meten coca. Es más caro y queda que te cagas. Deberían saber que, cualquier día de estos, pueden estar comiendo mierda del mismo plato del que comen ahora esos a los que desprecian.
Lamentable del todo y obsceno a más no poder (hay que joderse con el cuadrito de los cojones) es todo lo que pasa en este mundo. Pensaba seguir largando. Sobre políticos, banqueros, obispos y ese tipo de gente. Pero he trabajado doce horas, ahora intento avanzar en mi novela y, francamente, el mundo comienza a ser un coñazo. Eso sí, en el senado tenemos los españoles un cuadro por el que se han pagado 417.000 euros. Igual 417 familias hubieran podido evitar que les pusieras de patitas en la calle por no pagar la hipoteca o podrían comer sin problemas este mes. Incluso podrían tener un capricho. Porque todos deberíamos optar a gastar unos euros en nuestro tiempo libre. Dejarse el lomo a todas horas en un asco. Algunos deberían catarlo para que pensaran un poquito sobre lo que pasa y no en tanta fiesta y tanta mierda. Y el cuadro, además de carísimo, es espantoso.



4 Respuestas en “417.000 euros”