A cuestas

Esperar. Es lo que hacemos buena parte de nuestra vida.
Que todo vaya mejor, una fortuna caída del cielo, morir antes que los seres queridos, una buena vejez, éxito, el fracaso de otros, un gesto de alguien al que quieres querer y que nunca se dejó.
Esperamos por todo, para todo. Convertimos el tiempo en camino de conservación sin querer ver que el minutero destroza cualquier senda que deseamos transitar con calma. La fuerza centrífuga de la espera mueve las ideas hacia.
Esperamos mientras nos desmenuzamos aunque el espejo sea mentiroso.
Tal vez sea el gran mal que el ser humano lleva a cuestas desde siempre. Tal vez sea eso que nos impide ser felices de una vez por todas.
Pero aquí seguimos esperando eso que, si llega, se convierte en otro tiempo que paraliza. Aquí, por siempre jamás.


2 Respuestas en “A cuestas”

  • Edda ha escrito:

    Mientras esperamos se nos escapa el presente. Tiempo perdido que se traga el futuro. Hasta que el minutero, agotado, marca time over.

  • Celina ha escrito:

    Hace un tiempo que ya no espero nada…, dejo que lo que va a llegar, llegue…, y mejor, celebro.