Adivina, adivinanza, ¿quién es más capullo?

Día 1
– Te empeñas en quererme. Y eso no funciona así. Amar no es cosa de esfuerzos.
– No sabes lo que dices. Hasta para amar es necesario entrenar y saber hacerlo.
– Pues yo lo he intentado un millón de veces contigo y no he sido capaz.
– ¿Sabes la diferencia entre odiar y amar? Espera, espera, no contestes. Odiar se puede hacer sin más como vas a comprobar ahora mismo, gilipollas.

Día 2
– ¿Me perdonas? Lo del jarrón en la cabeza fue un pronto.
– ¿Y lo de tirarme la ropa por la ventana?
– Eso fue por rabia. Venga, encima que me arrastro.
– Sigo entrenando.
– Te odio.

Día 3
– Fue un pronto.
– Eso se lo cuenta usted al juez.
– ¿Dónde le llevan?
– ¿A usted que le parece? Venga le doy un par de pistas. Va a tener un montón de amiguitos alrededor. Y va a estar más que tranquilo.


4 Respuestas en “Adivina, adivinanza, ¿quién es más capullo?”

  • Edda ha escrito:

    Pues para mí el capullo del día 3. En una situación como la que refleja el diálogo, la ironía sobra.

  • Lolita la Piconera ha escrito:

    Joder, qué texto tan magnífico: hasta la última palabra no sabes si se trata de él o de ella.

    Qué bonito es el amor.

    (Estoy pensando que si fuese necesario entrenar para amar, me iba a forrar montando gimnasios…)

    Un abrazo, Gabriel.

    Que sepas que, aunque es la primera vez que te comento, te leo siempre.

    Un abrazo.

    Lolita.

  • Poma ha escrito:

    Violencia verbal y física. Una lástima. (los dos)

  • Carmen Neke ha escrito:

    Ese es justo el problema en tales casos, saber quién es más capullo. Cuando dos personas se empeñan en destrozarse mutuamente, lo bordan.