Arrivederci, Fulano

Un peso casi insoportable de aguantar es ese que tiene que ver con la forma de hacer las cosas bien y que el resto de la humanidad parece ver como algo ridículo que roza la idiotez.
Por ejemplo, yo apuesto por un proyecto y me comprometo a estar para lo bueno y lo malo. Y como yo muchos entusiastas individuos. Llega un bache profundo. Para la mitad de los que están por allí se acaba el entusiasmo. Salen pitando. Miran para atrás intentando comprobar que, efectivamente, los que se quedan son sólo insensatos e ignorantes, un grupo de probrecitos que no saben lo que hacen. En realidad, creo que se obligan a pensar de ese modo para, más tarde, cacarearlo justificando su huída. Eso nunca lo reconocen en público, claro. Viste mucho más mofarse del que se queda.
Si el bache se supera algunos tienen la desfachatez de regresar disfrazando lo hecho con recibos por pagar, presiones de no sé quién y cosas así. Si el bache sigue donde estaba, todos se limitan a mirar cómo te vas hundiendo, disfrutando de la estampa.
No es la primera vez que he tenido que ver algo parecido. Ni será la última. Generalmente, no me preocupa. Si alguien capaz de hacer eso se te cruza por el camino lo mejor es alejarse de él. Suelo estar calladito. Sólo cuando alguien me pregunta o se acerca para algo que tiene que ver con el asunto. Aguanto hasta donde puedo porque creo que hago lo que debo. Al menos duermo tranquilo. Junto a un fracaso inminente que me puede arrastrar, pero tranquilo.
Sin embargo, hoy he decidido que eso no tiene porqué ser así. Eso de estar callado, esa especie de altruismo anónimo que no sirve para nada, se acabó. Queda para los jóvenes que aún conservan intactas las ilusiones y su romanticismo. Como ya ni soy joven, ni conservo ilusiones, ni soy mínimamente romántico, voy a decir lo que me dé la gana. Es mejor.
El que no está conmigo no está. Fácil. Eso de buscar alternativas diciendo “te quiero mucho, pero…” no me sirve. Nunca me sirvió a pesar de sonreír al escucharlo tantas veces. Hay cosas que no permiten matices, ni medias tintas. A tu lado o lejos. No hay otra posibilidad. Si te entrego buena parte de lo que soy, de lo que sé, si te abro una puerta de par en par, no cabe salir corriendo para llamar enfrente porque todo lo que hagas allí lo estás dejando de hacer aquí. Aunque me quieras mucho y esas cosas tan vacías.
Puede parecer que esta postura es extremista. Sin embargo es la reacción ante otra muy lesiva, ventajista y, sobre todo, mezquina.
Cuando he afirmado que me alegraba si a fulano le iba muy bien después de hacer una faena, estaba mintiendo. Ni me alegra ni me deja de alegrar. Mi relación duró hasta el momento en que me sentí traicionado. Ni más ni menos. Por tanto, le tengo (a fulano) por persona de poco fiar. Y el que se junta a él pasa a ser sospechoso con razones de peso o sin ellas con las que justificar lo que hace.
Como estoy harto de hipócritas disfrazados de gente con problemas, necesitados de seguridad, hasta aquí he llegado. Ni un paso más. Aquí estoy y el que quiera que se arrime. El resto a desfilar.
© Del Texto: Gabriel Ramírez Lozano


10 Respuestas en “Arrivederci, Fulano”

  • MERCHE ha escrito:

    D. Gabriel… el que es de una manera de ser.. por mucho que lo intente.. volverá a actuar como siempre.. por muy hartos que estemos de hipócritas disfrazados…

  • Camenneke ha escrito:

    Pues hoy no debo de estar nada torpe, porque he entendido perfectamente lo que has escrito. Desde el primer párrafo, que por cierto suscribo letra por letra.

    Y la postura no la veo nada extremista, pero sí muy incómoda y difícil de mantener si no estás acostumbrado a ella. Enseguida te entran unas agujetas morales insoportables.

  • MERCHE ha escrito:

    D. Gabriel creo que cada uno es como es y, resulta difícil cambiar a estas alturas de la vida en la que nos encontramos….
    Los hipóritas disfrazados lo seguirán siendo y nosotros seguriemos siendo lo que somos…personas responsables…

    Pero por intentarlo nada se pierde….

    A ver si me deja enviarselo.. jejeje segunda vez que lo intento…
    Saluditos…

  • MERCHE ha escrito:

    vaya por Dios… si al final si que entró en primer mensajito.. hasta el ordenador o la red me vacila ..jejejeje..:))

  • Gabriel Ramírez ha escrito:

    Carmen: Las agujetas se terminan pasando si aguantas un poco.
    Merche: Se lo tengo dicho al sistema. "Si se acerca Merche la vacilas un rato".

  • MERCHE ha escrito:

    jajajaja… gracias caballero no esperaba menos de vos…

    (^_^)

  • Edda ha escrito:

    Sí, tu postura es la correcta, pero ¿cuántas veces hay que caer para asegurarse de que es un disfraz y no equivocarse? Supongo que más de una, dos, tres… Al final todos por el mismo rasero y sufriendo las equivocaciones.

    Lo mío no es un disfraz, soy torpe, pero sigo aquí.

  • Poma ha escrito:

    No se muy bien de que va,(el tema en concreto) pero tu postura es lógica y correcta.
    Añadir que la mezquindad está a la orden del día , pero no por ello debemos dejarnos contagiar. Para lo bueno y en los baches puedes contar con esta lectora que se arrima a tus textos.

  • Dani ha escrito:

    Buen texto, Gabriel, por ciero, ¿qué es ser hipócrita o cínico o malo?, ¿acaso no todos estamos hechos de un mismo material, que no precisamente es siempre el de los sueños?

  • Paula María ha escrito:

    Todos aguantan hasta donde pueden, el honesto y el que no lo es.No sos taaaan viejo :), alguna ilusión tendrás sin aflorar todavía, romántico no sé, pero siempre decís lo que te da la gana! Y me parece una buena técnica para aclarar tu postura.
    No sos taaaaaaan viejo!
    Un besooo