Bibelot

Caminan en silencio. Toman una cerveza sin hablar. Ni una palabra durante la cena. Sólo cuando entran, después de cerrar la puerta, protegidos por la gran cúpula de cristal, se miran y comienzan a charlar.
Ven cómo la nieve cae sobre sus cabezas.
Alguien agarra el bibelot, lo mueve con fuerza y lo deja sobre un aparador.
Ellos no se inmutan aunque la nevada es, ahora, intensa.
© Del Texto: Gabriel Ramírez Lozano


4 Respuestas en “Bibelot”