Buscando

Llevo una semana dando vueltas a una frase. Sé lo que quiero decir, pero no termino de saber cómo he de hacerlo. Puede parecer excesivo el esfuerzo, el tiempo gastado, el querer agarrar con tanta fuerza tan poca cosa. Sin embargo, el escritor sabe que en una expresión concreta (en un puñadito de ellas) se encuentra el anclaje del texto, de toda una novela. Si el diseño es erróneo, si lo que dice es diferente a lo buscado o si no es del gusto del propio escritor, el resto no servirá, no podrá ser. Lo que ya está escrito tomará sentido, lo que está por escribir dará vueltas alrededor de esa idea (de un puñadito de ellas) agotándose para llenar de contenido algo que, a la vez, le nutrirá del suyo.

Llevo una semana dando vueltas a una frase, a la dichosa frase, que permitirá que la novela avance, que los personajes crezcan por los cuatro costados, que los objetos completen la narración con su lenguaje. Siento que está cerca, mucho, pero emboscada como una presa que no quiere ceder si no es por la fuerza. Una frase (un puñadito de ellas), una novela.


Comentarios cerrados.