Con G de Grinch: Felicitaciones por doquier

¿Ha pensado usted en los mensajes que envía en navidad; bien a través de su cuenta de correo electrónico, bien a través de su teléfono móvil; cada vez menos, mediante felicitaciones por correo postal? ¿Este año enviará una frase ingeniosa o un chiste que recibió usted antes y que recibirán millones de personas (y usted mismo) en varias ocasiones? ¿Ha pensado en la poca gracia que tienen esas frases? ¿Tal vez escribirá algo del estilo Paz y amor en el mundo? (No sabría decir qué es peor) ¿Sabía usted que esos mensajes que se extienden como manchas de aceite (de colza) son enviados por las propias operadoras porque es un negocio multimillonario?
Las felicitaciones navideñas se han convertido en un intercambio de mensajes enlatados que están vacíos de contenido, adolecen de emoción y son casi ridículos. Antes, cuando nos sentábamos frente a treinta o cuarenta felicitaciones, con un bolígrafo y la lista de direcciones de amigos y familiares, todo era más emotivo. A cada destinatario se le decía lo que tocaba, había que realizar un esfuerzo porque merecía la pena, porque te lo pedía el cuerpo. Ahora la cosa consiste en enviar cualquier idiotez que pasa por ser ingeniosa cuando, en realidad, es una estupidez de aúpa. Si estás en la lista de contactos (aunque no representes una mierda) serás felicitado.
Esto tiene mucho que ver con la evolución de la fiesta navideña. No sé si para bien o para mal, antes el sentido religioso de estas fechas estaba muy marcado. Ahora no se diferencian de, por ejemplo, el día de la constitución. Ya no celebramos el nacimiento de un dios. Lo que celebramos es tener pasta para poder despilfarrar a base de bien. Y eso se nota en nuestra forma de felicitar. Enviamos un texto para decir oye, que me he acordado de ti, que te tengo localizado y eso merece gastar unos céntimos de euro. Me importa un huevo lo que te pase, pero formas parte de mis contactos. Eres privilegiado, amigo.
Tal y como están las cosas, de verdad, pienso que nos la trae al pairo la vida de los demás, el hambre de los africanos o las depresiones de medio occidente. Que la paz y el amor reinen en el mundo es algo en lo que ya dejamos de creer hace mucho tiempo. Si no fuera así mostraríamos una actitud mucho más militante con algunas ideología. Ah, perdón, que no quedan ideologías a las que agarrarse. Se me había olvidado.
Yo, cada año, recibo menos felicitaciones. Supongo que es el resultado de no contestar casi nunca o hacerlo con un escueto bah. Se han cansado de mi actitud. Creo. Por supuesto, me alegra mucho de que así sea. No tengo edad para andar jugando a los mensajitos ni a las llamaditas sorpresa. Y las operadoras de telefonía van a tener que buscar en otro sitio. Conmigo lo tienen crudo.
Como llega la navidad y tengo mi corazoncito, le voy a sugerir alguna idea con la que felicitar a esos chicos de los que pasa el resto del año y de los que se acuerda ahora (venga, reconozca que envía mensajes por doquier para recibir contestaciones a mantas y presumir de ello). Podría enviar algo así:
Hola; en realidad me importa una mierda tu vida, pero tengo acciones de telefónica y me gustaría que colaborases en mi enriquecimiento personal. Envía este mensaje a quinientos amigos. Si no lo haces te pasarán cosas horribles. Si se lo mandas a doscientos igual tienes suerte y sólo pierdes la vista. Feliz Navidad.
O así:
Esto de felicitarnos sin haber hablado en los últimos seis meses me parece hipócrita y asqueroso. Cambio y corto.
Tal vez le agrade más esto otro:
Nunca supe el verdadero significado de que hacia Belén va una burra, rin, rin, yo me remendaba yo me remendé yo me eché un remiendo yo me lo quité, cargada de chocolate; ni el de esto de felicitarnos la navidad con la que está cayendo. ¿Acaso nos hemos llamado para saber si estábamos vivos? Quizás me dirijo a un fantasma. Bueno, por si acaso, feliz navidad.
Pero puede enviar algo más auténtico si es que tiene ganas. Sigo donde estaba. Si necesitas algo sabes que puedes acudir a mí. Mis mejores ojalás siguen siendo tuyos. Un abrazo. Eso sí, con dos o tres mensajes lo solucionarán y recibirán dos o tres a cambio.
Pues a disfrutar. Llega la navidad y todos nos queremos mucho y eso.


4 Respuestas en “Con G de Grinch: Felicitaciones por doquier”

  • El gerente de Telefónica Móviles España ha escrito:

    Me está usted jodiendo el negocio, Sr.Grinch. Aténgase a las consecuencias. Acabará comunicándose por tam tam, que se lo digo yo.

  • Edda ha escrito:

    Señor Grinch, aunque sea usted un cascarrabias: “Sigo donde estaba. Si necesitas algo sabes que puedes acudir a mí. Mis mejores ojalás siguen siendo tuyos. Un abrazo.” Feliz navidad.

  • Poma ha escrito:

    Mando mensajes: Vía móvil,vía e-mail y como no…felicitaciones por correo, 3 o 4 nada más, imprescindibles.Eso si, a gente que ME importa.

    PD
    Sr.Gerente : Tenga usted un detallito con una servidora, y al Grinch dejelo sin cobertura ¡¡¡

  • Sidonia ha escrito:

    Gabriel, así cualquiera se atreve a desearte unas felices fiestas…
    PS
    Feliz navidad, espero que pases unas buenas semanitas alejado de todos los monstruos a los que das clase, un abrazo.