Cosa de niños

En algún momento de la eternidad, en algún lugar del infinito…
– Tío Dios, tío Dios, ¿puedo jugar con tus cosas?
– Sí, sí, pero no revuelvas más de la cuenta.
– ¿Qué es esta caja, tío?
– Vaya, hacía mucho que no veía este juego. Me lo regaló tu, padre. ¿Lo ves? Aquí dice para Dios esperando que lo disfrute. De su buen amigo Satán. Juega con cuidado porque es muy antiguo y me gusta conservar las cosas.
– ¿Puedo jugar a las guerras, tío? Porfa, porfa, porfa.
– Esta bien, pero con cuidado. Las fichas que se vayan estropeando me las dejas aquí, a mi derecha, que luego las tengo que guardar en esa otra caja.
– ¿En esa?
– Sí, me gusta reciclar. Ah, y no dejes que se caliente mucho el motor. Cuando aparezca un dibujo con forma de seta te paras porque si no se estropea todo.


1 Respuesta en “Cosa de niños”