Destino cerrado

Buscando un documento sin importancia me he encontrado con una llave en el cajón. Es antigua, cromada, pequeña y ligera. Creo que es la primera vez que la veo. Pero sólo lo creo.
¿La habrá dejado alguien allí con alguna intención? ¿Siempre fue mía y la quise olvidar alguna vez por siempre jamás? ¿Qué abrirá o qué cerrará? ¿Una puerta, una caja llena de retratos, la buhardilla de algún ático a punto de ser demolido? ¿Existe la cerradura a la que corresponde o ya habrá desaparecido? ¿Llegaré a saber la verdad algún día?
Abro mi llavero de piel. Aún está libre uno de los enganches. Y pienso que quizás lo estuvo siempre para que pudiera añadir esta llave antigua, cromada, pequeña y ligera.
No tengo otro remedio que ir probando cerradura a cerradura para que el destino continúe representando lo que hasta ahora.


Comentarios cerrados.