Diarios ajenos (1)

(Extracto del diario de F. H. M.)

Creer en Dios es algo parecido a llenar de quitamiedos una carretera. Te indican el camino y tú vas. Sin preguntas, sin respuestas.

Creer en las personas es algo parecido a quitar los quitamiedos de la carretera y llenarla de baches. Curvas y más curvas hacen difícil el trayecto.

Creer en uno mismo es algo parecido a construir una carretera. Con sus quitamiedos. Recta y sólida. Los baches ya los van haciendo otros por ti.

En caso de accidente, sea cual sea el camino, no intentes pedir ayuda. Ni lo sueñes. Como todo el mundo sabe Dios no es muy hablador, los otros te dirán cosas sobre ellos mismos llenas de cosmética para que parezcan consejos de camarada y tú tendrás bastante con lamerte las heridas.



2 Respuestas en “Diarios ajenos (1)”

  • Edda ha escrito:

    Después de un largo kilometraje y de varios accidentes, aprendes a sortear los baches. Y en alguna ocasión (pocas, es cierto), aprendes también que hay gente que viaja con un botiquín a mano y dispuesta a usarlo.

  • Poma ha escrito:

    Me gusta ese F. H. M. Lo tiene claro.