Diferencias razonables

La maldad es el arte de dañar a otro mientras el que la ejerce va desapareciendo. De amañar una vida ajena, a la medida de otros.

La maldad es resultado de un sentimiento de incomprensión. Alguien piensa que se acerca a la perfección, pero nadie más que él es capaz de verlo. Justifica los errores idolatrando al que los comete. A sí mismo.

Sólo funciona si la víctima te intenta ayudar. Nunca maldad se toca con maldad.

Escribir es el arte de amañar la vida o un daño cualquiera. Por pequeña que sea. Por leve que parezca. Mientras, el escritor va desapareciendo.

Es el resultado de un sentimiento de incomprensión ante una realidad imperfecta en la que se idolatran los errores porque no hay más remedio. Sin justificación.

Sólo funciona sin ayuda. Escribir es intimidad.

La literatura toca a la literatura. Jamás la realidad a la ficción.


Comentarios cerrados.