Edificios (2)

Estar enamorado es ese estado de euforia que nos hace creer que la felicidad es posible mientras vamos reduciendo nuestra vida a dos metros cuadrados.
En dos metros cuadrados cabe poca cosa. Intentamos construir un mundo en miniatura sin darnos cuenta de que nos hemos quedado fuera de él, de que hemos dejado fuera al otro sin saberlo. Una hermosa casa, un hermoso jardín, todo en el lugar exacto aunque diminuto. Miramos sin entender qué ha podido pasar mientras todo comienza a parecer decadente, a desmoronarse. Damos vueltas y más vueltas alrededor del edificio, pero allí no queda nadie.
Ocupamos más espacio y pedimos a la pareja que regrese a nuestro aldo. Esta vez no importa tener vecinos, vivir en el centro de un pueblo lleno de gente que intenta salvar algo en lo que creyó. Construimos el edificio con lo que tenemos a mano sabiendo que los cimientos es lo fundamental, que si el suelo de la casa es de madera será mucho mejor, pero si es terrazo se podrá soportar. Cada ladrillo lo ponemos mirando atrás, buscando la certeza de que todo queda dentro. El jardín tan amplio como para que uno pueda leer debajo de un frutal mientras el otro nada en la piscina o corta las flores secas. Podríamos estar sin vernos durante todo el día. Porque el respeto en las parejas, el rescoldo de aquel enamoramiento tan idiota, ese querer sin tanto espectáculo de luz y de color, es lo que buscamos sin saberlo. Nos oprime la idea porque pensamos que esto es rebajar lo que podemos llegar a sentir. Pero pensando que, en realidad, es lo que podemos llegar a vivir, la tristeza se rebaja.


2 Respuestas en “Edificios (2)”

  • Edda ha escrito:

    Construir en la tierra los castillos creados en el aire no es tarea fácil. El que lo consigue tiene una fortaleza que defiende a capa y espada, más si los sentimientos que alberga son los del comienzo de la relación.

  • A.R.N. ha escrito:

    crudo el alegato, no deja de ser muy cierto muchas veces y tambien depende de los constructores, de lo que quieran y de lo que aprendan construyendo. bes