El final inédito de In Nomine Filii

Nota encontrada junto a la silla de trabajo del autor.

Firmada por Germán. Destinataria: Claudia.

“Ahora que ya no eres tú, vives en mi recuerdo acomodada en el lugar que nunca debiste dejar. Llegaste para quedarte por siempre jamás aunque mucho antes de tiempo te encuentras lejos, un punto insignificante en el universo que no puedo controlar. Te gustaron los versos de Brecht, no los recuerdas con exactitud, pero sigues sintiendo que quizás los escribió para que te los mostrase como resumen de lo que debería haber sido. De lo que soy aunque no puedas verlo.

Lo imposible convertido en lastre que acarrean pies y manos agrietados después de segar lo que falta. Ahora toca abonar la tierra que separa. Y sólo veremos yemas si buscamos con calma, apretando la roca hasta convertirla en espuma.

Ahora que ya no eres tú, el recuerdo se llena con cada minuto de lo que dejaste intacto. Allá donde estés te encontraré.

A ti, siempre a ti. Lo que diga será tuyo. Siempre lo fue porque lo dicho eres tú.

Ten paciencia y espera frente al meandro. Se endereza con el tiempo. Como todo. No lo olvides: carnal me gusta el alma / y con alma la carne”.


Comentarios cerrados.