El pudor de un dios

Creo que tenía doce años. Era verano. Una tormenta descargó con fuerza. Lo hizo tan rápido como pasó de largo. Las gotas de agua caían desde la cubierta de casa hasta el suelo encharcado. Un sonido metálico. Repetido. Los insectos intentaban sobrevivir agarrándose a una brizna de césped. Ese trozo del universo era exclusivo. Todo se ordenaba alrededor del agua que buscaba caminos caprichosos para desaparecer, de un ruido que anunciaba lo intenso de lo nuevo, pensé. Creo que tenía doce años y creo que fue la primera imagen con la que sentí una tremenda necesidad de recordar para escribir. Muchas veces me he preguntado sobre el porqué. Durante años, pensé que lo que quería era describir un momento en el que un sonido y un leve movimiento del universo me habían provocado una sensación inolvidable. Es posible que tenga más de treinta o cuarenta textos incluyendo ese instante. Ninguno me gustó nunca. Porque siempre estuve equivocado. Porque todo se ordenaba alrededor de mí. Si hubiera querido hubiera podido cambiar todo con un gesto, con dar un paso a la derecha. Pero no lo hice porque si me movía el mundo se ordenaría al son del capricho del agua y del ruido de una gota al llegar al suelo encharcado. No lo hice porque durante un momento sentí que era un dios; un dios que podría agarrar papel y lápiz para crear un mundo que sólo yo conocía. Mientras he recordado como mortal nada me ha gustado. Hoy, que manejo el recuerdo como el dios que fui, he logrado escribir un texto que me gusta. Es muy posible que nunca nadie lo lea. Porque también he aprendido que un dios es pudoroso con las cosas que no le interesan a nadie más que a él. Con el mundo que fabrica para intentar sobrevivir como si fuera un insecto intentando agarrarse a una brizna de césped.


3 Respuestas en “El pudor de un dios”

  • Celina. ha escrito:

    NO, “es muy posible que casi nunca nadie lo lea”.
    Genial. Me encantò, y mucho!!!.
    Gracias, Escritor-Amigo Gabriel.

  • MERCHE ha escrito:

    Y sigo lleyendo sus textos aunque no comente todos… a veces no es fácil…pero me sigue gustando leerle y disfruto con ello… asín que viva el pudor de los dioses!!!!!!

  • María ha escrito:

    Hola, pues lo he leído y me gustó y a ver que sigue haciendo con todo ese pudor de escritor, Saludos desde Panamá.