Esperanza

Lo verdaderamente grandioso del ser humano es la forma que tuvo de asumir en su momento (hoy sigue siendo lo mismo) que la muerte no era otra cosa que un tránsito. A una vida mejor, a un plano distinto. Me gusta pensar (ya lo hicieron los clásicos, pero me agrada dar vueltas a la idea para matizarla aunque sea mínimamente), me gusta imaginar que el momento de la muerte es ese instante en que dejamos de ser algo (un hombre, una araña, una vid) para iniciar un viaje. Ese instante en el que somos realmente libres. Me encanta pensar que el esfuerzo de vivir tiene como recompensa poder comenzar de nuevo habiendo saboreado la sensación de libertad plena. Me gusta intuir una esperanza que sirve para todos.


4 Respuestas en “Esperanza”

  • A.R.N. ha escrito:

    le sienta bien reflexionar don.
    bes

  • Edda ha escrito:

    Pero, Gabriel, ese viaje nos asusta a todos. Yo no tendría ningún problema en hacer las maletas (hoy no, otro día), si tuviera la certeza de que hay alguien esperándome para comenzar de nuevo. Sé que sola no puedo. Tengo miedo.

  • Ana María Lozano ha escrito:

    Ojalá tu intuición sea una realidad, pues de no serlo lo llevamos claro. Negro más bien. La humanidad, parte de ella, se aferra a esa idea de esperanza. ¿Habrá inventado el hombre una continuación de esta vida por una necesidad de inmortalidad y no querer pasar a la nada tras la muerte? Nadie nos dará respuestas. Lo veremos solos cuando llegue el momento. Puede que la existencia de hechos “paranormales” en la historia de la humanidad nos de una pequeña pista y una esperanza de que hay “alguien” afuera.

  • Un lector ha escrito:

    Me ha fascinado su reflexión.Y sí, debe ser algo muy parecido a eso. La libertad plena.
    Hace poco he visto a alguien iniciar ese viaje (un inicio después de un fin, aquí), y le imagino en el lugar más maravilloso que la mente humana pueda imaginar.
    Un saludo, Sr.Ramírez