Esto se acaba. Comienza la reconstrucción

Siempre he pensado que el último día del año modifica ligeramente la vida de las personas. Entre otras cosas porque pensamos en nosotros mismos. Lo adornamos al decir que hemos cedido ese momento a los demás, pero lo que hacemos es colocar cada cosa en su sitio (los demás van incluidos). Lo que tenemos de bueno, lo que tenemos de molesto, el perdón que repartimos sin ser cicateros, el perdón que debería llegar de otros y no terminamos de catar, nuestras preferencias, lo que odiamos, el pasado, lo que está por llegar. Nos reconstruimos sabiendo que lo que se abandona termina siendo una ruina. Y, después, la sensación de comenzar de nuevo.
No pasa nada por echar un vistazo a lo peor de nosotros mismos. Así, la fiesta será mucho más divertida. Saber gestionar los defectos hace de la vida un rato inigualable. Si todo fuera dulce y de color rosado esto sería una auténtica tortura. Jamás me avergonzaré de mis defectos. No lo haga usted, tampoco. Colóquelo en la sección “soy un mierda, pero tengo solución”.
Este blog cumplirá dos años el próximo día uno de marzo. Sumará más de cien mil páginas vistas (¡cien mil páginas!). No tengo más remedio que agradecer la compañía de tanta gente durante estos meses.
No quiero extenderme más. Me estoy reconstruyendo. Sólo he parado cinco minutos para enviarles mis mejores ojalás, para compartir con todos esa sensación que tengo y que me avisa de que algo grande va a pasar. De momento, todos, a las doce de la noche seremos felices durante un instante. Y luego será lo que tenga que ser. Entre otras cosas ustedes me leerán. Yo me sentiré bien por ello.
Sean tan felices como su reconstrucción se lo permita. Y miren el mundo como lo que es, como una magnífica, poderosa e inmensa obra de arte. Empezando por ustedes mismos (también son de este mundo, incluso yo -un puto genio- lo soy). Les espero durante cada segundo. Aquí, como de costumbre.
Imagen de previsualización de YouTube


1 Respuesta en “Esto se acaba. Comienza la reconstrucción”

  • Edda ha escrito:

    Vaya, yo que pensaba dejar mis defectos en el 2010. Vaaale me los llevo conmigo, qué remedio. Tienes razón, no sería yo misma y no podría quererme igual.
    Mis mejores ojalás para ti también. Seguiré por aquí, leyéndote y escribiendo todas las tonterías que se me ocurran. Besos.