Final de un jueves

Caen unas gotas sobre Madrid. Pequeñas. Convertidas en pecas del asfalto.
Algunos sonidos se mezclan. Reconozco con dificultad alguno de ellos. Todos juntos se escuchan como el quejido de la ciudad.
Apago la luz. Y dejo que todo siga su curso. Las fuerzas justas. Al final del pasillo, una luz tenue que llama al descanso. Y una pregunta en forma de balada. Sin contestación.


2 Respuestas en “Final de un jueves”