Fragilidad

Basta una palabra dicha para que el desencuentro crezca como la mala hierba.
Hace unos días tuve una conversación con un viejo amigo. Me contaba cosas; yo se las contaba a él. Todo normal. Pero dijo algo que no correspondía. Un abismo entre ambos. Ni juzgué, ni reproché, pero tampoco pude colocar eso que dijo en ningún hueco en el que pudiera caber. El mundo común tiene un espacio determinado, un espacio muy difícil de modificar. Una palabra convertía en estéril todo un espacio construido (ahora lo sé) sobre un piso enclenque. Tal vez inventado.
¿Es todo tan frágil como para que una palabra lo derrumbe? Creo que sí. Un gesto puede echar a perder una ilusión. La imaginación puede arrasar todo lo que encuentra a su paso. Una conversación se convierte en la última; al menos, en la última que se tiene en las mismas circunstancias. Porque todo eso tiene el poder de convertir un mundo en dos; de trazar la línea fronteriza entre el recuerdo al que nos agarramos con fuerza y un presente irreconocible que no nos permite ver lo que quisiéramos. Finalmente, sólo estamos dispuestos a vivir lo que deseamos. Cualquier otra cosa la arrastramos hasta que acaba con nosotros o somos capaces de abandonarla por el camino.
Quince o veinte años atrás, hubiera buscado con desesperación un hueco donde colocar esto. Ya no. Miro y no veo uno sólo. Y, si están, he olvidado el lugar exacto.
Sin juzgar, sin reprochar, hay que entender que los universos son ajenos y ocupan lugares, a veces, inalcanzables.
Llueve. El viento sopla con fuerza. Parece que la ciudad entera vaya a ser arrancada de cuajo. Ni siquiera eso me extrañaría.


4 Respuestas en “Fragilidad”

  • Edda ha escrito:

    La palabra que has dicho al principio, amigo, contradice todo lo que has dicho después. No creo que la amistad sea tan frágil.

  • Elena ha escrito:

    alguna amistad aunque forjada con mucho tiempo si, Edda

  • Poma ha escrito:

    Es curioso cómo son los textos bien escitos que dicen cosas. Son universales. Identificación absoluta.
    Tan fragil es la amistad , como cambiantes las cosas.

  • MERCHE ha escrito:

    La amistad como el resto de las cositas de la vida son extremadamente frágiles… cualquier insignificancia puede acabar con ellas…