Futurama

Da una palmada. Se encienden las luces. Silba para que el lavavajillas se conecte. Dos golpecitos en la mesa. Las luces disminuyen su intensidad, el televisor muestra una película porno y el androide baja por las escaleras gritando que está dispuesta a cualquier cosa. Según el manual debe disfrutar durante los veinticinco minutos siguientes. Diez después tendrá que dormir en postura fetal para que le administren los sueros necesarios. Se levanta incumpliendo el Protocolo Live 8900. Va hasta la estantería del pasillo. Encuentra el arma. Es el momento de desconectarse. Cuando siente el cañón en la sien se siente vivo.
© Del Texto: Gabriel Ramírez Lozano


7 Respuestas en “Futurama”