Hombre rico, hombre pobre

Los ricos midieron mal sus fuerzas. Tuvieron un momento de debilidad en el que decidieron que el populacho podía estudiar para dar lustre a un mundo que se caía a trozos. Pensaron que, a pesar de todo, ellos tenían el poder en sus manos. El populacho estudió y aprendió a robar con el mismo desparpajo que ellos. Y, ahora, los ricachones han decidido destruir todo, montar el negocio con otra estructura para que nadie meta mano en sus cosas. Es lo que llamamos crisis. Por eso tantos nuevos ricos se han quedado en nada.
Ah, y han dado la orden en las universidades de subir las tasas todo lo que se pueda para que aquí no estudie ni dios. Porque quieren seguir siendo ricos y que el populacho sea eso, el populacho.


Comentarios cerrados.