Ignorancia

Me resulta muy curioso escuchar a alguien cuando dice, por ejemplo, que estaría dispuesto a todo por amor. O que Dios no existe.
Alguien está dispuesto a cualquier cosa por amor. Muy bien. El día que escuchen algo así, hagan una prueba. Es sencilla y gratis. Si el individuo que afirma tal cosa es capaz de escuchar algo de lo que le dicen, formule una pregunta. Sólo una. Oiga, amigo, ¿podría definirme qué es eso del amor? Les garantizo diversión sin límite. Y si alguien niega la existencia de Dios o, al contrario, afirma con vehemencia que Dios está debajo del felpudo, pregunten al que lo dice qué es Dios. Eso ya puede ser la repanocha.
Nos pasamos la vida afirmando o negando cosas sin saber qué es eso que defendemos, por lo que estamos dispuestos a morir o lo que negamos aunque nos cueste ser asados en una parrilla. Y lo hacemos con una naturalidad que quita la respiración. Guerras, asesinatos, movimientos sociales inmensos e imparables se han producido por algo que no sabemos lo que es. Porque ¿qué es Dios? ¿Qué es el amor? ¿Qué sentido tiene lo que hacemos cada día? Ni idea ¿verdad? No hay problema. No se sientan inferiores. Los que han pensado sobre el asunto puede que sepan algo sobre ello. Pero no saben nada sobre lo que es un tomate o significa vivir en comunidad.
Somos ignorantes. No nos importa casi nada que no sea el yo de cada cual. Porque cuando decimos que nos vamos a tirar por la ventana por algo como el amor, lo que queremos decir es que nos queremos sentir amados, sea lo que sea. Ni más ni menos. Si defendemos la existencia de Dios es porque tenemos miedo a la muerte. A la propia. Todo tiene que ver con nuestra propia ignorancia, con nuestra propia existencia, con nuestro egoísmo y nuestro sentido de supervivencia.
Dicho así queda de lo más terrible. Pero piensen sobre ello. Tal vez no lo sea tanto. Tal vez sea mucho más saludable de lo que parece. Al fin y al cabo con amor o sin amor, con Dios o sin Dios, el mundo se reduce a lo que uno es y la percepción que tiene del universo. ¿O no?


4 Respuestas en “Ignorancia”

  • Edda ha escrito:

    Pues sí. Así es. Suena horrible. Bendita ignorancia. Me voy a leer.

  • Salvador ha escrito:

    Cierto amigo, muchas de esas pregutnas me hago cada día, y muchas de ellas también las hago a los que todavía escuchan a su interlocutor, y las respeustas, en muhcos casos, son para hacer una lsita con ellas y tirarlas por la ventana con el amor y con dios de la mano.

  • Salvador ha escrito:

    Pero, ese es el mal de todos los tiempos que nadie se pregunta el porqué de las cosas, por ejemplo: ¿Se preguntan esos millenes de seres el por qué hacen colas interminables metidos en un coche para ir al trabajo?

  • ET ha escrito:

    Hay una viñeta inmejorable que podría ilustrar tu artículo.
    -¿Qué es peor, la ignorancia o la indiferencia?- pregunta ella
    – Ni lo sé ni me importa- responde él.

    Inmenso.
    Te lo mandaré.
    Bss