Imbéciles

He tenido la fortuna de conocer gente realmente imbécil a lo largo de mi vida. Fortuna, sí. Saber exactamente lo que no debe hacerse bajo ningún concepto es una ventaja muy importante. Los imbéciles (al menos con los que he topado) suelen ser gentuza. Su mediocridad, su inseguridad, todas sus miserias, las vuelcan sobre los demás intentando que no se vean con claridad todos sus defectos. Hacen infeliz a mucha gente sin lograr sentirse bien con ellos mismos. Son imbéciles y estúpidos. Me los he encontrado en muchos lugares y con diferentes apariencias (de escritor, de cura, de padre e hijo, de empresario, de currante amargado o de adolescente con dinero). Los hay por todas partes. Y son muy peligrosos porque, además de arrasar lo bueno que encuentran en su camino, creen tener razón arropándose con su propia imbecilidad. No negaré que alguno desarrolla cierta astucia al rodearse de algunos mucho peores que él mismo como forma de supervivencia. Ahora bien, antes o después terminan donde corresponde. Suelen ser cobardes y eso se paga caro.
Esta gentuza intenta hacer picadillo a todo aquel que destaca por su brillantez. Lanzan contra ellos a un ejército de pusilánimes que jamás soñaron con ostentar cierto poder e incapaces de ver que lo que realmente ocurre es que son utilizados como perros de presa de otros menos idiotas que ellos mismos. Por ejemplo, ese compañero que no sabe hacer la o con un canuto y al que nombraron jefe de no sé qué, ese hijo de un jefe que nunca se irá a casa jubilado sin el temor de ver a su hijo hundiendo la empresa o siendo el hazmereír. Gentuza envueltos por gentuza. Todos quieren parecer menos imbéciles de lo que son. Son imbéciles, estúpidos y peligrosos.
Crecen en número, ocupan lugares de cierta importancia en empresas y partidos políticos, aparecen en la televisión, parecen importantes. Nombran a otros imbéciles. Y el resto a currar. Porque son imbéciles, estúpidos, peligrosos y muy, muy vagos.
Pero ¿Cómo es posible esto? ¿Qué está pasando para que el mundo esté en manos de estos personajes? Es mucho más sencillo de lo que puede parecer. La gente dedica su tiempo a disfrutar de la vida, a cuidar de su familia, a pensar, a trabajar sabiendo que en eso no le va la vida. Mientras los imbéciles se dedican a intrigar, siembran cizaña, no ven a sus hijos a costa de amasar algo de poder y procuran ganar un dinero que no gastarían ni siendo normales. Más tarde se juntan y violà.
Pero tengo malas noticias para todos ellos. Se mueren igual que los demás, su dinero termina malgastado por sus hijos (esos a los que maleducaron) en puticlubs y casinos, todo lo que destruyeron se vuelve contra ellos. ¡Criaturitas! Hay que ver lo imbéciles que pueden llegar a ser.
Tenía ganas de dedicar un texto a todos aquellos que me han ayudado a prosperar en la vida, siendo tan generosos conmigo, al mostrarme cuál era el camino equivocado (me refiero a los idiotas y lo aclaro porque no terminarán de entender todo esto). Y qué mejor forma que describirles con todo mi cariño. Si alguna de las personas que ha leído esto se ha visto retratado que no lo dude, es uno de ellos. Sé que me leen. Son tontos hasta para eso y necesitan motivos para odiar (me). Para todos vosotros, majetes.


8 Respuestas en “Imbéciles”

  • Sofía Serra Giráldez ha escrito:

    Añadiría que además de imbéciles son muy dañinos cuando, por ejemplo, consiguen que el estado los ampare (el estado es aún más imbécil que ellos, no el estado, vaya, algunos imbéciles que trabajan bajo su palio) no debido a su brillantez intelectual por cierto, sino a sólo poder disponer de esos medios económicos heredados. Son sólo seres llenos de tanto miedo, es decir, muy cobardes, que se tornan inmensamente peligrosos con la gente de buena fe. A algunos nos ha tocado cruzada contra ellos en la vida. Yo no les doy las gracias. Yo sólo los amenazo con que algún día todo el mal que provocan terminará por revertir sobre ellos mismos.
    Y entonces ya no tendrán a nadie que pueda ni siquiera condolerse con ellos, no se tendrán ni a sí mismos.
    Aprovecho con tu permiso tu magnífico escrito por lo mismo. Ya que comentas que te leen, para que me lean, agradeciéndote la oportunidad de antemano.
    Un saludo

  • Mistic River ha escrito:

    Jajajaja, el de la foto no parece muy espabilado y tampoco con muchas posibilidades de progresar. Sólo si le hacen jefe de algo o se mete a polílito podrá tener opción.

  • Edda ha escrito:

    Oiga usté, señor Remírez, que digo yo que si le leen, mu tontos, mu tontos, no serán, verdá? :)

    PD.: No me lees con atención o estás un poco vago. Ponle ganas, anda :)

  • Araceli ha escrito:

    La verdad es que si ,que el mundo esta lleno de idiotas.Algunos tienen suerte, Dios les dio cara de idiotas

  • Carmen Neke ha escrito:

    Está vago, Edda, tienes mucha razón. Serán los años, que no pasan en balde…

  • Gurdmael ha escrito:

    Pues yo he tenido el curioso destino de toparme con un par de imbeciles con maestria en estupidez y aún no me explico como pueden existir dos imbeciles de tal magnitud en el mismo hemisferio del planeta…

  • Andres Aguilar ha escrito:

    Disculpe mi comentario, y que le devuelva hacia ud y los demas que postearon el mismo titulo que ud le otorgo a este post(En caso de que haya sido escrito debido a la foto adjunta arriba).
    La Esvastica Nazi, en realidad es originaria de la religion Hindu, desde miles de años atras, su significado literal es “bienestar”, y fue prostituida por la Nazi Alemana de Hittler.

    Este pobre chico tiene una cara de Hindu que no se pierde…o me equivoco!!! JAMAS pensaria que es NAZI Hittleriano….JAMAS!!! es obvio que el porta su camisa con orgullo por sus raices HINDUS!!!

    Para mas informacion:
    http://nuevafrontera.wordpress.com/2010/01/12/svastica/

    o simplemente GOOGLE IT!!!

    Saludos, y espero que no se lo tomen personal!

    PS: yo simplemente aporto mi comentario por asociar el contenido del post…con la foto, lo demas tiene razon!

  • admin ha escrito:

    Tiene usted razón. Y esto que dice ya lo sabía, pero dado el contenido del texto, la foto venía más que bien. No deja de ser impactante ver algo así aunque las razones estén alejadas de la realidad.