Judas

– Me has besado y no he sentido nada. Algo no funciona. Tal vez ya no me quieres.
– Ah ¿no? Espera. ¿Ahora? Y ¿ahora? A ver esta vez.
– Nada, no siento nada.
– ¿No será que no me estás besando tú a mí? Oye, mira, si tienes algo que decirme, hazlo; pero aquí cada palo que aguante su vela, guapa.

P.D.: Para el que aún no lo sepa, los diálogos que se publican en este blog son pruebas para novelas o cuentos que no estarán finalmente donde estaba previstos.


Comentarios cerrados.