Justo antes de apagar

Huele a mar. La brisa es suave y hace fresco. Ese ruido de las olas rompiendo en la playa parece eterno. Y un pensamiento que cruza rápido se estanca con el cansancio. Acaba el día. El libro abierto sobre la mesilla de noche es lo único que parece haber sobrevivido.


Comentarios cerrados.