La caverna global

Mientras nos escandalizamos con los políticos corruptos que nos ha tocado padecer; mientras asistimos atónitos a golpes de estado que justifican esos políticos sin que sepamos ni imaginemos razón alguna que lo explique; mientras el paro lleva a millones de personas por la senda del hambre en países que eran el mismísimo edén hace unos años; mientras algunos países se desangran a golpe de obús; seguimos ciegos ante algunas realidades tremendas, injustas y salvajes. Escandalizarse por todo esto está muy bien y no seré yo el que diga que no ha de ser así. Pero el mundo es muy grande y es obligación de todos no mirar una pequeña parte.
Los muertos en Egipto se cuentan por centenares. Es una tragedia, un bochorno y motivo de alarma y vergüenza para todos. Es muy importante estar informados y poner el granito de arena que podamos si es que existe. Pero en Egipto, en ese mismo país y al mismo tiempo, además de cientos de muertos hay cientos de mujeres violadas en los últimos días. Acuden a manifestarse, las rodean y las violan. Así de sencillo y de repugnante. En los programas informativos se les dedican cinco o seis segundos (segundos, no minutos) y hasta la próxima.
¿Son más importantes los muertos? Yo no lo sé. Pero, tal vez, sea un asunto que tenga mucho que ver con lo que está pasando. Un país en el que los hombres violan a sus mujeres como si fueran una manada de bestias (es verdad que algunos forman barreras humanas para impedirlo), un país en el que algunos justifican que esto pase diciendo que esas mujeres son prostitutas que van a manifestarse para ser violadas, un país que consiente esto por ser un problema menor, tiene un problema gravísimo. Esa falta de respeto por la mujer puede ser (seguro que lo es) una de las causas por las que se hace imposible una convivencia pacífica. No será el único problema, pero uno de ellos seguro que lo es. Tal vez la violencia se hace dueña y señora de las calles porque los mismos que piden libertad política y claman a su dios pidiendo justicia son los mismos que llaman puta a la mujer que sale a la calle sin compañía masculina. No es normal. Es una salvajada. No debería morir nadie por una idea. Ni ser violada en ningún caso. Ni las cadenas de televisión deberían consentirse pasar de puntillas por noticias como esta.
El mundo se está convirtiendo en la caverna global; en una cloaca que lo ocupa todo.
Y aquí seguimos haciendo el lila para que no nos salpique la mierda ni nos llegue el mal olor.
Espero que los blogs difundan una queja enorme y universal para que ninguna mujer sea violada con total impunidad. Espero que se articule de esta forma algún mecanismo de condena que llegue hasta los gobiernos.
De no ser así, no sólo será repugnante lo que sucede. También lo será nuestra actitud.


Comentarios cerrados.