La labor del escritor

Un papel en el portal. Alguien lo ha dejado pegado a un cristal de la puerta de entrada. Garabateada una frase. La letra pequeña, casi histérica. La vida no da oportunidades porque lo hecho hecho está. Al salir, me he sentado a fumar un cigarro con tranquilidad. Me gustan los bancos de madera, esos que hay en la calle. La gente caminaba de un lado a otro, todo se movía sin apenas sentido. Una muchacha, antes de salir del edificio, ha leído el papel. Poco después, anotaba algo en él. No he podido resistir la tentación. El que no da opción eres tú, capullo. Estaba borracha. He ido imaginando lo que había pasado. A ella coqueteando con no sé quién. A él llegando para descubrir. Una discusión. Al día siguiente llamadas sin contestar. Desesperación, rabia, arrepentimiento. Podría haber imaginado la vida entera.

Mientras, el mundo se movía sin apenas sentido. Allí no hay ni preguntas ni respuestas.



1 Respuesta en “La labor del escritor”

  • Edda ha escrito:

    En algo tenía razón el chico: Lo hecho, hecho está. Pero siempre hay una segunda oportunidad. La vida nos la da, aunque no sepamos verla.
    Quien sí la ve es el escritor. Ve una de tantas posibles y la crea. El mundo se mueve dejando a su paso miles de historias. El escritor es un cazador.
    La foto da vértigo. Imagino que tanto como crear una vida.