La salud de este blog

Mantener vivo un blog es muy difícil. Mantenerlo vivo y con buena salud es casi milagroso. Y conseguir llenarlo con contenidos de calidad (sea cual sea la vocación de ese blog) está al alcance de muy pocos. Constancia, ideas y claridad en las exposiciones, tal vez, son las claves del éxito.
Algunos miden sus triunfos contando el número de comentarios que reciben sus textos. Otros lo hacen sumando el número de visitas diarias que reciben. Sin embargo, son pocos (somos pocos) los que buscamos otra cosa: el impacto que el mensaje enviado tiene sobre el lector. Es, sin duda, la forma más difícil de valorar el trabajo porque no hay contadores que te aporten un dato objetivo. Debes confiar en que lo que te van diciendo es cierto. Peligroso, lo sé, pero único método posible. Porque los comentarios que se reciben suelen ser los de lectores fieles y que corresponden a visitas propias en sus blogs. Visito la página de fulano le digo que me ha gustado mucho y él me devuelve la visita para decirme que le ha gustado más que mucho. Lo mismo pasa con los enlaces directos que aparecen en los blogs. Sólo los que son verdaderamente interesantes se libran de este buenrollismo que no conduce a nada salvo a crear un grupo de opinión más cerrado que otra cosa. En el caso del número de visitas el problema es otro. Existen blogs que reciben un buen número de visitas, pero la duración de estas no pasa de los diez segundos. Es decir, el contador suma las entradas de personas que buscan imágenes o robóts que dejan spam. O de personas que miran, no encuentran ningún interés en lo que ven y salen pitando.
En internet, un minuto y medio es un mundo. Si alguien se toma la molestia de estar ese tiempo en tu página significa que se ha quedado para leer. Esas son las visitas importantes. Esas y las que realizan las personas que leen y callan porque prefieren reflexionar. Y son las más difíciles de valorar, lógicamente.
Este que usted está leyendo, de momento, no puede colocarse en un lugar seguro. Nadie (ni siquiera el autor) se ha ocupado se analizar qué tipo de lector recibe y qué efecto produce sobre él una vez que lee las entradas. Y, de momento, nadie se va a dedicar a ello. No forma parte del interés del autor. Como ya saben, tampoco se buscan aquí las visitas de cortesía (suelen ser muy aburridas las que se hacen y las que se reciben), ni los comentarios gratuitos (el autor dice, el que quiere comentar comenta y punto. Los debates, salvo en ocasiones muy excepcionales, se producen en otros ámbitos porque para eso están).
Mi intención es sólo una. Decir lo que pienso. No espero nada a cambio. Ni siquiera visitas. Y así, este blog, lleva vivo casi siete años (ha tenido como saben dos ubicaciones distintas). Y creo que tiene una salud excelente. Es muy extraño sumar más de cuatro o cinco comentarios por entrada, no hay visitas de cortesía en ninguna dirección, el número de visitas anónimas de más de dos minutos es más que notable y el impacto producido en los que lo leen es suficiente (eso me dicen por correo electrónico algunos de mis lectores).


5 Respuestas en “La salud de este blog”

  • Edda ha escrito:

    Uf, menos mal que goza de buena salud. Cada vez que escribo algo aquí creo le voy a provocar una taquicardia.
    Gabriel, la falta de comentarios quizá sea porque nos dejas sin palabras.
    (Ya me callo, ya me callo…).

  • Jesús Garrido ha escrito:

    creo que lo mejor es no pensar en nada de lo que dices, el blog es una extensión de la libertad, en todos sus aspectos.

  • MERCHE ha escrito:

    Se dice por ahí que un silencio vale por más de mil palabras….Como dices en tu texto..haces reflexionar y estoy de acuerdo con Edda en algunos nos dejas sin palabritas y en otros yo ni me atrevo a escribir naita na….

    Asin que … que siga su blog con tanta salud como la que goza!!
    Besos!!!!!!!

  • Coletasss ha escrito:

    Entonces entiendo que no necesitas seguro medico, no? :)

  • Celina ha escrito:

    Me agrada, y mucho, sentir,…”mi presencia” en tu blog, es medicina que lo mantiene vivo.
    Bien, por esa buena salud de tu blog.