Las cosas del revés (II)

– Ave María Purísima.
– Sin pecado concebida. Confiesa tus pecados, hijo.
– Usted primero, padre. Quiero saber en manos de quién me pongo.
– Bah, lo dejamos en que estas perdonado y aquí no ha pasado nada. Venga, a disfrutar.



No hay respuestas en “Las cosas del revés (II)”