Lecciones preliminares sobre asuntos cotidianos (I)

Miran con atención.
El halcón parece dibujado en el azul. Un tiempo estirado fija las formas en la estampa eterna. Ahora, el leve movimiento del animal hace que todo se distorsione. Comienza a descender a una velocidad insólita. Bien podría ser un suicidio. Pero unos metros antes, justo en el lugar exacto, abre las alas, enseña las garras al universo entero y toca tierra. Apenas sin que nada ni nadie sepa lo que ha ocurrido vuelve a volar. Un pequeño conejo se retuerce sin éxito acompañando una maniobra improbable del halcón.
– Pues ya sabes lo que es el amor.
– ¿Quién será el conejo?
– Eso no es lo importante. Es mejor que te preguntes sobre qué final tendrá.


1 Respuesta en “Lecciones preliminares sobre asuntos cotidianos (I)”