Llegaremos

El ser humano es capaz de aguantar lo improbable. Puede ser que por el camino se queden muchos individuos, pero aguanta y sobrevive.
La brutalidad policial con la que se intentó desalojar ayer la plaza de Cataluña sólo servirá para que muchos más se unan al movimiento, para despertar simpatías entre los que eran reacios a arrimarse a esta protesta pacífica, para que todos reafirmemos nuestra postura, la de siempre desde que el hombre es hombre: aguantar hasta donde sea necesario.
Este estado que nos vendieron como el del bienestar ha terminado siendo el del servilismo. Aquí estamos todos muy bien, pero si abres la boca te la cierro a golpes. Si dices una sola palabra incómoda te reviento a porrazos. Todo es una mentira asquerosa que debería avergonzar a cualquiera. Incluso a los que mejor viven. Tal vez un día sus hijos no sean tan afortunados. Tal vez un día sus hijos piensen y se lancen a la calle tras una idea que les haga sentir personas.
Pero nada puede con el ímpetu de la juventud. Nada. A estos burros que tenemos colocados en los parlamentos, en los bancos, en los gobiernos regionales o en los ayuntamientos se les olvida una cosa. El joven es un eterno enamorado de sí mismo, de su vida, de su futuro. Y ante un joven enamorado nada se puede hacer salvo matarle. Se les olvida que intentar arrancar a esos chicos lo que tienen (lo único que poseen) es un suicidio. Nada les va a parar, nada va a poder cegar una forma de entender el mundo. Los más listos de estos burros se van enterando y el pánico aparece. Mandan a tipos con cascos, porras, pistolas y escudos (yo no sé si se han enterado de que la cosa no es violenta) a ver si acaban con el asunto. Pero incluso los más listos no terminan de percibir que ese asunto no es una fiesta ni unas vacaciones. Ese asunto es la vida de millones de jóvenes.
Además de codiciosos y mentirosos han resultado ser más tontos que un cubo. Millonarios, pero más tontos que Pichote.
No sé dónde esta el final del camino. No sé los que empezamos a caminar ni los que llegaremos. Pero llegaremos. Cada uno de nosotros haciendo lo que pueda, pero llegaremos.


1 Respuesta en “Llegaremos”

  • yolanda clua ha escrito:

    Llegaremos, porque la fuerza a la verdad esta con nosotros, Nuestros espiritus estan entregados a un sólo corazón….,que cada día late con mas fuerza , es el corazón de las ideas sobre tan descalabro social es un llamamiento a la integración del hombre,a la sociabilización a la diversidad de conciencia y hacia la verdady la paz… (((se lo debo a mis padres y a mi abuelo ellos desencarnaron su vida por un mundo mejor, no hay marcha atrás).