Lo mágico de no conocer algunas cosas

Si pudiera viajar en el tiempo no lo haría. ¿Para qué? Siempre me ha parecido que ese afán del hombre por conseguir convertir el tiempo en algo elástico no es más que una renuncia a lo que se es. Para viajar en el tiempo y en el espacio tenemos los libros. Inofensivos y poco aparatosos. Tenemos los libros y el recuerdo. Ambos nos proporcionan una realidad que podemos hacer nuestra al ser tan única como falsa. Todo queda en la intimidad y eso nos permite manejar a nuestro antojo el asunto.
No quiero saber el día que moriré, no quiero comprobar que si hubiera dicho esto en lugar de aquello las cosas se hubieran convertido en algo muy distinto a las que he conocido, quiero seguir recordando a mi padre tal y como lo tengo en mi cabeza, me irrita pensar que volvería a meter la pata de aquella forma al enfrentar ese asunto delante de mis propias narices. Deseo que el tiempo corra, que pase lo que tenga que pasar. Todo lo que hace de la vida un misterio es lo que la convierte en fascinante.
Si pudiera viajar en el tiempo no lo haría. Dejaría de ser yo. No me gusta la idea. Y creo que todo me resultaría de lo más aburrido.

P.D.: Vendo máquina del tiempo construida en 1972. Puede desmontarse y apenas ocupa espacio. Consiste en un cuaderno de hojas cuadriculadas, tres lápices perfectamente afilados, goma de borrar y cromos intercambiables de Los Picapiedra y Star Trek. Funciona perfectamente.


2 Respuestas en “Lo mágico de no conocer algunas cosas”

  • Anónimo ha escrito:

    Gabriel, te compro al precio que sea tu máquina del tiempo. Estoy seguro que con el transcurso de la vida irá teniendo más valor, y al final no habrá dinero que la pague.

    Un saludo, amigo.

  • LUISA ha escrito:

    Como me gusta ir descubriendo los misterios que me encuentro en el camino….. Mmmm!!!! El aprendizaje y las experiencias no tiene precio.
    Un besazo grande. Muaaaaa!!!!!