Malos recuerdos

Arrasas la retina. Una y otra vez.
Insistes en ser la misma cosa. Aunque sabes que el fantasma se apoderó de ti. Cuando todo cambio.
Y sigues un camino lleno de espirales que te hacen llegar al centro de tu universo. Terco en su considerada desazón.
Dejaste de ser tú durante un instante encontrando los despojos de un yo escondido. En el manantial de un cetro perdido. Del mío.


1 Respuesta en “Malos recuerdos”