Maquillaje para la mala conciencia

Una decisión acompañada de la mala conciencia se convierte en una tortura. Y como todas las torturas es dolorosa.
Los mecanismos para deshacerse de algo así son extraños, pero el que más me llama la atención es el que consiste en pasar el sufrimiento, la responsabilidad o el problema a otro (o todo el paquete si es necesario). Es decir, yo hago lo que quiero y si la cosa es injusta o, al menos, dudosa, le digo al otro que cómo es así, que vaya tipejo que está hecho, que me ha obligado a hacer esto o aquello, que si no fuera como es otro gallo cantaría. Cinismo del bueno. Y lo que más me admira es la capacidad que muestran algunos sujetos para llegar a creer en lo que dicen aun siendo patente que la cosa es bien distinta. No crean que el problema llega sólo de la propia convicción del individuo. Suele estar acompañada de apoyos externos. Para entendernos, si uno cuenta la batallita de un modo u otro consigue o no la bendición de alguien próximo. Por supuesto es muy importante que el afectado (ese al que la decisión le pudo afectar) mantenga silencio absoluto. Podría ser que con un par de frases hiciera derrumbarse el castillo de naipes que ha levantado el de la mala conciencia. Aunque lo más asombroso es el grado de maledicencia que se acumula en un proceso de este tipo. Asombroso. Echen un vistazo alrededor y lo comprobarán. El que más y el que menos tiene una historia para que el de la mala conciencia descargue su cubo de mierda y lo derrame sobre el pobre silencioso que está a por uvas. Y así, sin saberlo, se convierte en el enemigo público número uno. En fin, ya sé que no les descubro nada nuevo, que más de una vez han pasado por esta situación y (lo siento) que ya han estado en una parte o en la contraria.
Sin embargo, es curioso que todo esto ocurre en la orilla de la mala conciencia. En la otra no pasa nada. La vida sigue. El que es mediocre lo sigue siendo, el que tiene una vida de mierda la sigue teniendo, el que va de superguay a base de sonreír se sigue acostando mientras piensa que lleva haciendo el paripé toda la puta vida y el que tiene las cosas claras y sabe que el objetivo está allí (en ese punto exactamente y no en otro) llegará y podrá saludar al respetable se ponga como se ponga. Es lo que tiene vivir de cotilleos o de contar milongas a los demás. Es lo que tiene descubrir (teniendo una edad) que en la vida estamos más solos que la una y tratar de amarrarte a las amistades de chichinabo porque todo se te ha ido al garete.
Y ahora, cada cual a su sitio. Los de la mala conciencia al fondo. Los que dedican su tiempo a cosas que no son gilipolleces de esta categoría, quietos. Están ustedes muy bien donde están.


6 Respuestas en “Maquillaje para la mala conciencia”

  • Carmen Neke ha escrito:

    Gabriel, me encanta el párrafo final del artículo. Me gusta toda la entrada, como siempre, pero el último párrafo es brutal. Me has alegrado la tarde de domingo (yo es que me alegro con cosas muy raras).

  • Un lector ha escrito:

    Estoy totalmente de acuerdo con Carmen:el último párrafo es brutal.
    Y el texto,inteligente y brillante, como siempre.
    Me ha gustado especialmente porque, como siempre, dice verdades como templos.
    A mí me ha alegrado el lunes y la semana entera ( yo es que también me alegro con cosas muy raras )
    Un saludo, compañero.

  • MERCHE ha escrito:

    Quedaremos quietos donde estamos….

  • Castaedo ha escrito:

    Ni sé qué es chichinabo, ni pienso irme a otro rincón que no sea… Éste. Aquí. Cerquita.
    Un abrazo, Gabriel.

  • Astrid Henn ha escrito:

    ¿Tiene usted un problema de mala conciencia?

  • admin ha escrito:

    Sí, desde luego. Me genera una mala conciencia terrible el querer asesinar a algunos de mis comentaristas. A los más tontos, sobre todo.