Moviola

La vida es una repetición de la vida. Lo que hace un padre lo termina haciendo un hijo. Matan y sentimos terror por la barbaridad. Un buen día tenemos un cuchillo entre los dientes y la mente en blanco porque queremos asesinar. Criticamos un ochenta por ciento de nuestro tiempo. Pero pasado un instante somos nosotros los que estamos en boca de otros por la misma razón que tanto nos enfureció. Cada secuencia de la vida ya está contada, ya tiene final. Aunque excusamos cualquier movimiento por asqueroso que sea. Eso era otra cosa, yo lo hago porque este es un cabrón que se merece sufrir y más. Cada secuencia tiene el final escrito antes de comenzar, ese que nos sabemos de memoria aunque maquillamos por aquí y por allá para que no lo reconozca nadie. Y los actores sus excusas preparadas, perfectas, brillantes, muertas de razón.
La condición humana se construye desde el olvido, desde una razón egoísta y egocéntrica, desde el deseo de salvar los trastos propios mientras decimos adiós, con cara de mucha pena, a los que se ahogan. Moviendo la mano como con tristeza; empujando con el pie por si acaso como matando con odio. No todo es vanidad. Es odio. Del auténtico, del genuino, del que cualquiera está dispuesto a entender rebajando el nivel de mierda porque sabe que el suyo es de primera calidad.
Ya podemos reír; parecer estupendos, cojonudos, santitos salvadores. Nada de lo que hacemos evita que seamos humanos.
Lo peor es que algunos ni lo saben; muchos no estarían dispuestos a admitir una cosa así; y todos nos hemos acostumbrado a la maldad. Qué asco. De verdad.


2 Respuestas en “Moviola”

  • Edda ha escrito:

    El odio es el peor de los sentimientos. Es lo que queda cuando todo ha pasado pero no puedes perdonar. El odio perdura bajo el maquillaje.

  • M. ha escrito:

    Pues sí.Y ahí esta la gracia, aún sabiendo ese asco que somos, intentar reciclarnos y trasformar el odio en amor.