Muerte accidental de un anarquista

Darío Fo defendía el discurso político y social como parte fundamental de la literatura, en concreto del teatro.

Un anarquista “vuela” a través de la ventana de una jefatura de policía. Y, a partir de ese suceso, todo un entramado lógico que intenta ocultar una realidad brutal se desmonta desde el disparate mental de la locura (el personaje principal de esta obra es eso, un loco que se disfraza constantemente).

La obra de Fo es un grito en contra de la violencia de Estado, de la violencia de las fuerzas del orden, pero, también, es un grito que procura reivindicar el humor, el disparate como vía de escape ante el mundo desdibujado y fragmentado que nos toca vivir. Si es imposible de entender mejor reírse de él.

La Estructura de Muerte Accidental de un Anarquista es, con seguridad, la más consistente de la literatura de Fo. Imprescindible su lectura.

Calificación: Excelente

Tipo de lector: Aquel capaz de reírse de sí mismo, de su entorno. Sin prejuicios políticos. Para los que aún creen en los sistemas políticos y sociales (quizás dejen de hacerlo).

Tipo de lectura: Ligera.

Engancha desde el principio.

No sobra ni una sola página.

Argumento: Divertido, disparatado, muy bien resuelto.

Personajes: Muy bien perfilados.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio excepto junto a una ventana de la jefatura de policía.


Modern Jazz QuartetAir on a G String


Comentarios cerrados.