Notas al margen (y I)

Busco luces en su rostro. Serio. Luces que sólo se encuentran al brillar las propias. Siempre dispuestas a todo.

Un velo de instantes oscurece la frontera que se traspasa con fatiga. La de los años por venir. Batalla ganada cada día.

Una, dos, quizás tres. Tal vez un millón que no pueden verse.

Busco luces en su rostro. Las encuentro caídas sobre mis manos. Cierro. Pienso que serán siempre.

En la caja de madera pulida, junto a mis cosas. Allí siempre. Luces escurridizas. Recogidas en silencio.


Comentarios cerrados.