Para ser tú

Para Elsa, por su cumpleaños.

Cada segundo sumado se hace hatillo. Cuelga de una vara de olivo que se tensa, que llegará al suelo cuando hayan quedado atrás juegos y sonrisas verdaderas. Arará el camino que antes se llenaba de mercurio para orear tierra nueva. Mientras, la vida entera expectante tras retratos futuros.

Cada segundo sumado crece. Crecen los ojos negros, el pensamiento se hace grande y abarca, la misteriosa sensatez llega gateando.

Cada segundo sumado te abandona un poco en el camino para ser tú.


Comentarios cerrados.