Pensando durante la espera

Encontramos motivos para empezar de nuevo casi a diario. Inventados, ocultos y encontrados por otro que te lo muestra, arañados de aquí para sobrevivir aunque no sean propios, impostados allá para que nos crean los compañeros de viaje. Es igual. Todo vale cuando se trata de salir adelante, de vivir.
Sólo el tiempo nos enseña que eso no era lo importante. Esa sensación de morir un poco que lastra la vida cuando dices que el borrón y la cuenta nueva es la ruta adecuada, esa sensación, es la que pesa por liviana que nos pareciese el día que cargamos con ella.

El viaje hasta morir es largo mientras nos deja su estela en los márgenes. Corto, muy corto, cuando se acaba. Y el peso que llevábamos sin un para qué público, haciendo del comentario una tortura, desaparece sin que nadie se pregunte por qué, dejando en el olvido la razón de vivir. O de morir. Todo vale cuando se trata de la muerte.


4 Respuestas en “Pensando durante la espera”

  • Castaedo ha escrito:

    ¿Morir liviano no tiene ningún sentido?

  • Edda ha escrito:

    Hay muchos motivos para seguir adelante, para vivir. No se me ocurre ninguno, válido, para no hacerlo, para morir.

  • MERCHE ha escrito:

    Tan válidos pueden ser los motivos para seguir adelente, para vivir…como para morir…

  • Anónimo ha escrito:

    Buenas noches,Sr.Ramírez.
    Leyendo su texto me han venido a la memoria unas palabras del que hoy ( y será por siempre )el amor de mi vida y que deseo compartir con usted y sus lectores:

    Cada mensaje que leo tuyo es una sonrisa.
    Llegará el día que puedas dormir conmigo mirándote o pasearás por el parque esperando encontrarme por allí(…) Llegará. No se cuándo ni cómo, pero llegará.
    La petición más dulce que puedo hacer es la que ya he hecho: Espérame y envejeceremos juntos.(…)
    Te amo. Nunca pude decir esto de esta forma tan clara y tan auténtica.

    Desde entonces,ése es mi motivo para seguir a diario.Para vivir.O para morir.Para siempre.

    Un saludo.