¿Quién?

– No sé quién ha podido ser. No puedo creer que tenga alguien a mi lado capaz de hacer algo así.
– Intenta no pensar en ello. Ahora, lo que hay que hacer es buscar una solución, dice el hombre mientras mueve el café con la cucharilla. La taza no está del todo llena, pero derrama algo de líquido sobre la mesa.
– Me ha destrozado la vida. Sólo fue un error. Ahora lo sabe medio mundo y nadie me mirará del mismo modo que antes, dice ella escondiendo la cara entre las manos. Maldito sea, maldito un millón de veces. Tendré que ver como se pudre allí donde esté. Sea quien sea, maldito sea.
El hombre trata de encender un cigarro. El mechero no prende. Lo deja sobre la mesa. Y es en ese momento cuando ella levanta la vista, alarga el brazo, agarra el mechero y enciende el cigarro que aún tiene en la boca el hombre. Ha dejado de llorar. Guardan silencio un par de minutos. Y ella sólo alcanza a preguntarle por qué. El café derramado ya es una mancha.
© Del Texto: Gabriel Ramírez Lozano


4 Respuestas en “¿Quién?”

  • MERCHE ha escrito:

    Ha tantos porques…. sin respuesta…

  • Edda ha escrito:

    Y tantos gestos con ella… Sólo hay que mirar de frente. Nos empeñamos en atender sólo a las palabras y no nos damos cuenta de que nos mienten. Un gesto, o varios como es el caso, basta para encontrar la primera respuesta.

  • Carmen Neke ha escrito:

    Cómo me gusta la ilustración con las manchas de café, es genial. La frase final del texo también me gusta mucho, el resto no lo entiendo. Pero la culpa la tienen las fiestas navideñas y el exceso de lectura, que me han dejado un poco espesa.

  • Anonymous ha escrito:

    Otra historia más y a sufrir por un tiempo.