Recuerdos redondeados

Todos duermen. Fumo. Bebo café. Escribo despacio. Siempre lo hago forzando el movimiento de muñeca, casi con histeria. Pero hoy no. Quiero escuchar el trazo, cuidar la letra.
Recuerdo las tardes de calor mientras jugaba con aquellos niños. Murieron hace muchos años aplastados por el futuro. ¿Qué habrá sido de ellos?
Recuerdo las risas entre camaradas después de una borrachera.
Recuerdo el llanto que me produjo una alegría porque supe que era una mala noticia.
Recuerdo eso que no quiero recordar.
La letra clara. Más redondeada. De escritor joven afanado en conseguir la perfección. La tinta verde que nunca es mancha por la vejez.
Recuerdo el atardecer perpetuo que se instaló alargando mi sombra.
Y ese beso en el espejo que quise merecer.


1 Respuesta en “Recuerdos redondeados”

  • Edda ha escrito:

    El otoño es el mejor momento para recordar. Se caen los recuerdos como hojas. Deja que se las lleve el viento, si no pesan demasiado.