Reflejos

G. viaja en el autobús. Se ve reflejado en el cristal. Es como si corriera mucho por el paseo más amplio de la ciudad. Mira los escaparates de las tiendas y antes de poder fijarse en un cinturón o una bufanda se ve a sí mismo. Un reflejo vestido con lo que más desea por navidad sin pagar un duro. Pasea por el parque. Se acerca hasta el estanque para dar algo de pan duro a los patos. Y allí está él flotando como si nada. Vestido y sin mojarse.
Cuando llega a casa, G. se quita el abrigo, lo sacude con cuidado y lo deja en el perchero. Se mira en el espejo. La imagen es muy difusa. Suspira. Vuelve a coger el abrigo y sale refunfuñando por la puerta. Siempre olvida recoger las imágenes que va dejando al pensar.


7 Respuestas en “Reflejos”