Sombras

– No, no, nunca he estado enamorada. Pero ¿se puede saber qué haces? ¿Puedes quedarte quieto?
– Intento que coincidan nuestras sombras. Espera, no te muevas.
– Pareces un crío. ¿Qué crees que pasará? Venga, sorpréndeme.
– Ahora nada. Pero si me concentro mucho quizás queden unidas para siempre y, cuando se esconda el sol, cuando tu sombra regrese a ti, tal vez me pueda pegar a tu cuerpo hasta el día siguiente. Eso quisiera. Bueno, tú sigue contándome. Decías que nunca habías estado enamorada.
– ¿Eso dije?
© Del Texto: Gabriel Ramírez Lozano



8 Respuestas en “Sombras”