ago 11 2011

El dichoso viajecito de Su Santidad

Me empieza a aburrir todo este lío que se está organizando con la visita del Papa a Madrid. Si los muchachos del 15M toman la Puerta del Sol (algo con lo que muchos madrileños no están de acuerdo), ¿por qué los católicos no pueden rendir homenaje al jefe de su tribu? Es otra opción. Puede que alguien o muchos piensen que es una banda de tarados y unos ridículos; un grupo de gente que debería avergonzarse con tanta manifestación pública de fe y tan poca colaboración con los problemas de los más pobres; puede que todo lo que digan o piensen sea anacrónico. Pero tienen el mismo derecho a reunirse que los demás.
¿Cuesta dinero todo esto? ¿A quién? Si hay empresas que pagan para quedar como Dios con el mismísimo Dios es su problema, si hay gente que compra trozos de cielo a base de donativos es su problema. ¿Cierran el tráfico en una zona de Madrid? Joder, cuando viene Alejandro Sanz a cantar pasa lo mismo. ¿Que el transporte es más barato para los jóvenes que vienen a cantar canciones sobre la bondad y sobre eso de esperar hasta después de la boda para echar un polvo? También lo fue para los aficionados al fútbol cuando se jugó la final de la copa de Europa.
Leo y escucho que la gente se indigna porque el coste del viaje no se envía a Somalia. ¿Cuánta pasta hemos enviado allí los demás? ¿Hasta cuándo vamos a seguir haciendo las cosas sin pensar y dejándonos llevar por impulsos? ¿Hasta cuándo vamos a cacarear que nos importa el mundo sin que nos importe una mierda?
Todo esto es muy aburrido. El numerito de los jóvenes alabando a un señor disfrazado de no sé qué es aburrido. Los ataques a esa banda de ridículos es aburrido. Fijarse en esto cuando los problemas son otros es aburrido. Además, Rouco Varela ha pedido a los fieles rezar para que no haga mucho calor. Imaginemos que funciona. Será un respiro para todos. Y eso está muy bien. Y los hoteles, bares y restaurantes se van a poner las botas. Tampoco es para tanto.