sep 15 2010

Lucha de titanes (2)

– Vaya, parece que has decidido pagarme la cuenta. Buen chico.
– No, he venido a pedirte que echemos un polvo.
– Ni por todo el oro del mundo.
– Ten cuidado con lo que dices. Todos tenemos un precio.
– Lo que tú puedes pagar no da ni para que me toques el culo, capullo. Bueno ¿qué hay de ese amor a primera vista del que hablabas?
– Quise decir que llevo tiempo sin darme un revolcón. Al verte maquillada como una puerta pensé que esconderías complejos y eso. Pura comodidad.
– Gilipollas.
– Bah.