jul 5 2010

Diario de un escritor acalorado (2)

Las notas en el cuaderno de la derecha. Desordenadas. La caligrafía desastrosa. Una frase anotada en el autobús, otra mientras esperaba no sé qué; palabras escuchadas un millón de veces, pero que, hoy, tienen un sentido nuevo. Fueron pronunciadas a destiempo. La taza del café vacía. Enfrente de mí. Tres o cuatro libros a la izquierda. Uno de ellos abierto. Más o menos por el centro.
Todo se ablanda. Poco a poco, somos una sola cosa. Nos mezclamos letras, ojos, posos del café, algún diente se hunde rápido, colores extraños. El vapor eleva las ideas que se aclaran cuando logran separarse del todo. La tinta de las plumas lo va tiñendo todo. Intento agitarme aunque cada partícula responde a su propio impulso. Dejo que todo siga su camino sin intentar nada. No soy.
Un sonido agudo y corto. El aire comienza a moverse. Espirales que ordenan. El cuaderno a la derecha. La taza enfrente. Los libros a la derecha. Escribo. Pero ¿cómo puedes aguantar sin encender el trasto del aire?, me dicen.
Con caligrafía cuidada (tanto como puedo) sigo escribiendo.
Ser escritor es una desgracia como otra cualquiera. Nadie debería desear sentir cómo te desintegras buscando esa imagen que lo explica todo, que lo crea todo para poder seguir adelante. Nadie.


feb 27 2010

Cumpleaños (2)

Algunos de mis lectores me han comentado en alguna ocasión que mientras leen escuchan la música que elijo para cada texto, otros que primero leen y luego escuchan. Los hay que sólo visitan esta página para escuchar algo. En cualquier caso, la música ha sido tan importante en este blog como la propia literatura o las reflexiones personales de su autor. Esto es algo que me agrada especialmente. Era la idea principal cuando grabe los textos que estuvieron tanto tiempo en el blog de la Escuela de Letras y el primero aquí en La vida del Revés.
Cada canción fue escuchada en el momento de escribir. De forma obsesiva (como cada cosa que hago, ya conocen mi bipolaridad y mi frágil estado emocional). Muchas de las ideas que aquí he dejado escritas no hubieran madurado lo suficiente sin esa música.
Tiendo a exagerar casi todo lo que hago. Hoy comienzo a celebrar el cumpleaños de mi blog y el mío propio. Antes de tiempo. Y no pienso dejar sin su parte a los que me han ayudado tanto desde que La Vida del Revés comenzó a ser lo que es.
Tenía pensado publicar una serie de canciones que me gustan de forma especial. Sólo. Pero me parecería injusto que no las acompañasen los nombres de las personas a las que dedico cada día mi escritura. Sé que olvidaré algún nombre. Pero también sé que me sabrán perdonar los ignorados.

Silvia, Gonzalo, Guillermo, Guzmán, Gimena

Diane Schuur & B. B. King – You Don´t Know Me

http://www.listengo.com/playernuevo.swf

Michela, Teresa, Isabel, María e Irma

The Peter Malick Group Feat, Norah Jones – New York City

http://www.listengo.com/playernuevo.swf


Carmen Neke, Edda, Ginebra, Núria

tom waits – all the world is green

http://www.listengo.com/playernuevo.swf

Pepito Grillo, Rosalía García, Alix Rosales, Ana María Aguayo, Ana María Lozano,

Marian León, Merche Polo, Alejandra Moglia, Enza Bellorín

Bird york – In the deep

http://www.listengo.com/playernuevo.swf

Núria Alba



Matt Bianco – Say The Words

http://www.listengo.com/playernuevo.swf


Araceli, Pilar Ysasi-Ysasmendi, Svor

Al Cohn and Zoot Sims – Emily

http://www.listengo.com/playernuevo.swf

Marta (Poma)

Bill Evans – Spartacus Love Theme

http://www.listengo.com/playernuevo.swf

Carmen García Vega, Inés Chaochun, Fanny Gallardo, Paula María Vila, San y Marta Bouza Paadín, Susana Muñoz, Marga Orri, Carlota Montemayor

Richard Galliano – Waltz for Debbie

http://www.listengo.com/playernuevo.swf

Loreto

Charlie Haden – Everytime we say goodby

http://www.listengo.com/playernuevo.swf


sep 20 2009

Teología por teléfono

– Buenas tardes, quisiera hablar con G. Soy un antiguo amigo.
– Espere un momento.
Me dice que no tiene amigos. Ni los tiene ahora, ni los tuvo antes. Lo siento.
– Bueno, pues dígale que no me conoce de nada, pero que necesito hablar con él. Es una cuestión de vida o muerte.
– Espere un momento.
Me dice que él no puede hacer nada.
– Sólo quiero hacerle una pregunta. Dígale que será poca cosa.
– Buenas tardes. Soy G.
– ¿Crees en Dios?
– Creo que existe con total seguridad. Lo que no sé es si existe o no. Pero, oiga, si la cosa es tan grave empiece por creer en usted. Lo otro puede esperar. Y deje de dar el coñazo a los mortales.
– Es que él no me contesta.
– Es que es muy suyo. Bueno, adiós. Tengo cosas que hacer.
– Estás endiosado G.