Una vida entera

Pasean. Los árboles forman hileras a derecha e izquierda. Una mujer camina agarrando la correa de un perro pequeño. Blanco, casi cursi. El ruido de sus tacones llega nítido. Un par de palomas picotean algo en el suelo.
– ¿Qué esperas de la vida?
– Poder morir en paz. Sólo eso.
Se sientan en un banco alzando la cara frente al sol. Y una gota de agua perdida que debería caer en el suelo se queda suspendida, confundida entre lo inmenso del escenario.


1 Respuesta en “Una vida entera”

  • Edda ha escrito:

    Una gota sabia y acostumbrada a ver otros escenarios. Con personajes que le piden tanto a la vida, que no saben disfrutarla.