Vuelta a empezar

De pronto, te sobra el mundo entero. Lo que está más allá del extremo propio se hace extraño. Y te conviertes en un micropunto que se autodestruye. Se concentran los recuerdos inservibles, los que te han destrozado la vida millones de veces, lo vivido como real aun siendo una enorme mentira. Agrupados, van cayendo al vacío. Poco a poco, todo sigue el mismo camino. Vas dejando de ser. Sólo existes. Aguantas sabiendo que eso será lo que te permita seguir adelante. Existir.
Lo difícil es elegir el maquillaje adecuado a partir de ahora.
El micropunto se expande. Un big bang enano. Anónimo.
Empezar de nuevo, sabiendo que lo que despediste en tu mutismo acecha para colocarse de nuevo allá donde pueda. Trazas con cuidado el nuevo mundo. El pulso falla. Aquí no hay ganas de borrar. El dibujo se parece mucho al anterior. Sólo hay una diferencia. Ya no eres el que miras aunque existes.
Los colores que más brillan son los que tienen un tono pastel.


2 Respuestas en “Vuelta a empezar”

  • Edda ha escrito:

    El tono pastel es el tono más amable en el mundo de los colores. Para existir, en nuestro mundo, también es el mejor tono. El que nos impulsa a reinventarnos cada día y no caer al abismo.

  • Poma ha escrito:

    y tras miles de enanos big bangs…Se configura una y otra vez, el micropunto.